Esto no tiene que ver con equipos.
Independientemente de que te guste el fútbol o de a qué equipo apoyes, Diego Pablo el “Cholo” Simeone ha emergido en los últimos años como un espejo donde mirarse todos aquellos que queramos aprender sobre liderazgo.

Su receta ha sido clara desde el primer día: ilusión, trabajo, confianza y, sobre todo, ir “partido a partido”. No tenían el mejor talento individual, ni el mayor presupuesto económico, pero guiados por un extraordinario líder han sabido sacrificarse todos en favor del grupo y llevar a su equipo a la gloria.