Puedes seguir todo el día quejándote, culpando a los demás, maldiciendo tu suerte… O puedes, mejor, callar y pedir el abrazo que te falta.