Cuando veas a alguien hacer algo genial, síguele. Ten el valor de hacerlo, aunque te sientas ridículo. No olvides nunca que es el primer seguidor el que convierte al loco en líder.
Hace falta verdadero coraje para sobresalir y unirse. Lo importante ni siquiera es ser líder – eso está glorificado -, sino el propio movimiento, la causa. Sé tú.