Hay errores que no se pueden perdonar, pero también segundas oportunidades que no se deben dejar escapar.

En la carrera entre el olvido y el amor solo puede quedar uno: triunfará el que más tarde se retire.