¿Trabajarías durante todo el día, sin vacaciones, sin tiempo para descansar… sin cobrar un céntimo?
Hay quien sí.