Twittea esta frase
Cambiar modo de resultados Cambiar modo de lectura

Reflexiones en la categoría: Valores

La gente que triunfa

No todas las personas con éxito han tenido vidas logradas. Por desgracia para ellos.
No todas las personas con vidas logradas han sido exitosas. Por desgracia para nosotros.
Luis Huete.

Ya sé que lo sabemos. Que lo sabemos pero que no lo sabemos. Por eso, quiero recordarlo: el éxito no se mide en status, posesiones o reconocimiento, sino en esfuerzo, valentía y corazón. Sí, sí, ya sé que lo sabemos, pero si te digo que pienses en una persona de éxito, ¿en qué piensas? ¿En una persona sonriente y de ojos brillantes rodeada de amigos o en alguien de traje, corbata, cochazo y buena reputación? Que sí, que sí, que ya sé que lo sabemos, pero ¿cuánto de tu tiempo y dinero inviertes en ropa, coche, tecnología… y cuánto en mejorar como persona? Lo sabemos, pero no lo sabemos.

Así somos, capaces de llorar y gritar de emoción cuando vemos a nuestro ídolo meter un gol al máximo rival e incapaces de dar las gracias a una madre o un amigo que nos ama con devoción. Somos capaces de entregar muchas horas de nuestro tiempo a programas basura de marujas y pocos minutos a aquel colega con el que tantos buenos momentos disfrutamos ¿Y si estamos aplaudiendo a las personas equivocadas? ¿Y si estamos dando las mejores ovaciones a quienes no merecen tanto y guardamos silencio con las más bellas personas? – Sigue leyendo –

Hedonismo Vs Felicidad

En los felices días del verano, una cigarra alegre aprovechaba el calor cantando y bailando, mientras la sufrida hormiga no descansaba, en la búsqueda de comida que llevar a su casa.

La cigarra se burlaba de la hormiga y le decía:
– ¿No es más bonito gozar de la vida con bellas canciones,
 como yo hago, que trabajar todo el día como haces tú?
La cigarra y la hormiga.

Hedonismo y felicidad. Más que dos conceptos diferentes, son dos actitudes ante la vida diferentes.  – Sigue leyendo –

Si todos fuéramos hidrógeno…

Dar (así como ayudar, amar, perdonar, agradecer y algunos más) es un verbo que nunca debería conjugarse en condicional.

Se suele decir que, si quieres recibir, tienes que dar primero. Si se hace así, la generosidad se devalúa hasta convertirse en un mero intercambio, en una venta donde no importa tanto si primero se da el producto o el billete.

Si esperas algo a cambio, es trueque; si no esperas, es causa. La generosidad consiste en dar sin esperar, es un acto de amor y conexión con el mundo, es tener la gratitud necesaria para reconocer que somos parte de un todo y que compartir no es dar lo que es tuyo, sino redistribuir lo que en verdad es de todos.

En efecto, dar es injusto. También lo es la bondad. Como un día explicamos, la justicia es de tramposos.

Dar para recibir es un acto interesado. La verdadera entrega no espera un retorno, sino que se ajusta al ideal de que si todos diéramos y amáramos, el mundo sería mejor. Da y punto. Cumple con tu parte y allá los demás.

Por eso, no importa quién de más, lo que importa es que cada uno ponga todo a disposición de los demás y lo que juntos se consiga. Así le pasó al 99% y al 1%, que teniendo diferente valor, configuraron un todo.

El hidrógeno nunca tuvo en cuenta si el oxígeno daba menos que él, y gracias a ello todos podemos beber.

Diseño de foto por Reparando Alas Rotas

Cada vez más pequeños

El tamaño es relativo a aquello con lo que se relacione. En términos físicos, que el universo esté en continua expansión hace que cada vez seamos más y más pequeños. Del mismo modo, el tiempo avanza dejando un instante tras otro en la jaula del pasado y, mientras rueda hacia delante, da lugar a más interacciones, más historias y más todo.

Con este panorama, resulta más fácil engrandecerse que ser grande, y deja a la humildad como única salida verdadera. “No hay bueno o malo – me decía un amigo -, sino mejor o peor”. No hay grande o pequeño, hay crecimiento. – Sigue leyendo –

Tus ‘problemas’ vistos desde el Tercer Mundo

Un regalo deja de ser un regalo cuando se convierte en exigencia o cuando su ausencia puede cambiar tu estado de humor. Es en ese momento donde lo que debiera ser agradecimiento ha dado paso a la necesidad.

Poco necesitamos para vivir y hacerlo, además, de forma feliz. No se trata solo de pensar “hay quien no tiene nada”, sino de no olvidar lo mucho que tenemos.

¿Necesitamos tanto?

#21DíasdeBondad y la startup de milagros

“En esta jungla de asfalto que nos rodea hay un problema muy evidente y es que nos acabamos preocupando demasiado poco por el resto de la gente, por nuestro contexto, y sin embargo muchísimo por nosotros mismos por la competencia absurda de la supervivencia…”

El 21 se ha convertido en un número “clave” en la Psicología positiva y el desarrollo personal. Gracias a la plasticidad cerebral, en 21 días se pueden cambiar hábitos o crear nuevos.

Esto es solo un ejemplo con 21 actos para #21DíasDeBondad, pero quiero invitar a todos los seguidores de “El universo de lo sencillo” a conocer este proyecto de Nicko Nogués, activista creativo y fundador de la primera y única startup de milagros, una iniciativa nacida para afrontar los problemas desde la primera línea y convertir los deseos en acciones: “HACER is the new DECIR”.

Más allá de ser una propuesta admirable, es una muestra de liderazgo auténtico, sincero y el único posible: el creado por los actos.

Os va a sorprender. Aquí los links:
#21DíasDeBondad: http://21diasdebondad.tumblr.com/
Web: http://isamiracle.org
Entrevista a Nicko Nogués por los amigos de What We Think: http://whatwethink.es/entrevistas/nicko-nogues-fundador-de-miracle

Artículos Anteriores