Twittea esta frase
Cambiar modo de resultados Cambiar modo de lectura

Reflexiones en la categoría: Texto

Si no estás a mi lado, seguiré sin ti

No. Este no es un post de amor. O, mejor, sí. Es un post de amor. Pero de amor del bueno. Del que empieza en casa y mira hacia uno mismo. Del que alza la bandera y grita: “aquí estoy yo y, si quieres, tú conmigo. Pero siempre yo”. Del que te recuerda una y otra vez que para ser dos, tres o veinticinco no puede faltar la persona más importante. (Y ya sabes de quién hablo).

Quizá te engañó el título. Quizá esperabas que te hablara de cómo ser fuerte cuando tu pareja titubea, o de cómo mirar adelante si quien caminaba de tu mano también mira… pero para otro lado.

Y no. No quiero hablarte de todo eso. O no en esta ocasión. Quiero hablarte de cuando quien titubea eres tú. De cuando quien mira hacia otra parte eres tú. De cuando algo muy fuerte late dentro de ti y, por personas o motivos ajenos a tu ser, lo dejas escapar. Quiero hablarte, en definitiva, de tus sueños. – Sigue leyendo –

Y tu vida… ¿de qué va?

Admiro a las personas que tienen una historia. No momentos, sino una historia.
Es importante que distingamos esto, pues una historia se compone de momentos, pero no todos los momentos hacen una historia. Estas personas me parece que tienen vidas fascinantes. Siempre están haciendo algo y siempre tienen algo que contar. Suelen hablar acelerados y los ojos les brillan como si sus retinas no fueran espejo de la luz de fuera sino ventana a la luz que hay dentro.

Y tu vida… ¿de qué va?

El ser humano está hecho para sobrevivir, no para ser feliz. Eso lo sabemos. Para lo primero estamos programados; para lo segundo hay que hacer un pequeño hackeo. Quien quiera entrar en el juego de la felicidad y aspirar a sus frutos, debe asumir ciertas responsabilidades no incluidas en el juego de sobrevivir. Una de ellas es la creación de sentido.

Lo que parece claro es que muy poca gente sabe de qué va su vida. ¿Cómo se llama tu película? ¿Cuál es tu causa? ¿Qué tiene en común todo lo que haces? ¿En torno a qué amor gira tu vida? Lo que haces, ¿suma para conseguir tu sueño? ¿Tienes un sueño?

– Sigue leyendo –

El amor light

– ¿Qué demonios habrá en esa diligencia?
– Eso es fácil de averiguar: te acercas como si quisieras echar un vistazo.
Si te emprenden a tiros, es oro.

Película: Por un puñado de dólares.

El problema de los seres humanos no es que – como señalan los científicos – vivamos usando solo el 1% de nuestro cerebro. El problema es que lo hagamos usando tan solo el 1% de nuestro corazón.

Si hay una característica que pueda englobar a la mayoría de nuestras relaciones personales es su falta de profundidad. Conocemos a mucha gente, pero la conocemos poco. Nos acostamos con muchas personas, pero con casi ninguna hacemos el amor. Son relaciones – o más bien conexiones – de vínculos muy débiles y de bajo compromiso e implicación. Es la era de las amistades y el amor descafeinados, sin calorías… sin riesgos. Es la era del amor light. – Sigue leyendo –

No hay otra manera. Si quieres que tu relación funcione, necesitas un amante.

Búscate un amante

Búscate un amante. Va en serio, búscate un amante. No importa que estés en pareja, soltero o en modo “es complicado”. Si quieres tener una vida apasionante –y, según parece, solo vivimos una vez–, lo mejor es que la pases rodeado de amantes.

Es posible que tras estas palabras estés algo sorprendido, enfadado o incluso… ¡aliviado! Quizá estés pensando, “¡Pero cómo voy a ser infiel a mi pareja! ¡Este se ha vuelto loco!”, o “¡Sí, hombre! Con lo que me cuesta estar bien con una persona… ¡como para estar con dos!” Si te ha ocurrido alguna de estas cosas es que no me has entendido, y, en ese caso, lo más recomendable será que empecemos por el principio:

Un amante no es aquella persona con quien te das dos revolcones mientras tu pareja piensa que estás en el supermercado o tomando copas con los amigos. No. Un amante es la persona que sabe amar. Lo otro quizá sea un rollo, un polvo, un follamigo o –dicho finamente por la RAE– un amigovio, pero en ningún caso (o no necesariamente) un verdadero amante. Repito: un amante es aquel que sabe amar. – Sigue leyendo –

La capacidad más hermosa del mundo

Lo contrario de la vida no es la muerte,
sino el desaprovechamiento.
Anxo Pérez

A menudo pensamos que solo se puede perder aquello que es visible, material y tangible, y nos olvidamos de aquello que aún no es pero que podría llegar a ser. A lo primero lo denominamos “nuestro”, o, usado en primera persona, “mío”. “Mi casa”, “Mi trabajo”, “Mi pareja”, etc.; lo segundo, sin embargo, no lo nombramos de una forma tan personal, sino que lo dejamos indeterminado: “Un sueño”, “Una idea”, “Una oportunidad”… ¡Como si todo ello no fuera también nuestro!

Claro error: Aquello que no es pero que podría llegar a ser también nos pertenece. 

Dicen los grandes pensadores que lo contrario de vivir no es morir, sino desperdiciar la vida. No les falta razón. Y es que la vida no solo se desaprovecha cada vez que algo real y visible pasa ante nuestros ojos y no lo cogemos, o cuando dejamos caer algo que estaba en nuestras manos. La vida se desaprovecha mucho más cada vez que un sueño atraviesa nuestro corazón y lo dejamos escapar. – Sigue leyendo –

10 libros de desarrollo personal (para crecer este verano)

Toda persona es una persona diferente después de 100 libros.
Raimón Samsó.

Ha llegado el verano y, yo, lo veo claro: playa (o piscina), una silla cómoda, un refresco bien frío… ¡Y un gran libro!

Si has llegado a esta web no me cabe duda de que eres una persona que no se conforma, que hace de crecer un pilar fundamental y que busca la plenitud. Si es así, este post es para ti.

En esta ocasión no voy a traerte una reflexión mía, voy a traerte algo mucho mejor: una ventana a las reflexiones de unos autores mucho mejores que yo y que, a lo largo de estos años, me han cambiado la vida. Ojalá supiera con estas recomendaciones transmitirte la pasión y huella que cada uno de estos libros ha dejado en mí. – Sigue leyendo –

Vas a perderla

Ni China, ni Canadá ni tan siquiera Rusia. No hay territorio más grande que el ser humano, pues no hay día D ni hora H en que se termine de conquistar. En el amor, cada día es día de batalla.
Pablo Arribas.

En una ruptura hay siempre dos fechas: aquella en la que oficialmente se dice “hemos terminado” y aquella en la que la llama empieza a apagarse y decidimos no hacer nada para reavivarla. Aquella en la que se anuncia la muerte y aquella en la que se asiste al funeral.

Recuerda siempre esto: Tu historia no acabará el día que decidas no volver a verle o no volver a llamarla. Tu historia ha terminado hoy mismo si, por el motivo que sea, has dejado de luchar.

Quitando el espacio exterior (donde no existe fuerza de rozamiento) todo cuerpo en movimiento tiende al reposo. No importa lo fuerte que lances la piedra o la cantidad de pólvora que añadas a tu bala, si por el camino no imprimes más fuerza, terminarán por detenerse. Nada escapa a esta ley, ni siquiera el amor. Por muy ardiente que se presentara al principio –por muy intenso que fuera el enamoramiento–, si cada día no preparas leña, no te hinchas los carrillos y soplas como si vuestra unión fuera fuego, esta se apaga.

Seamos claros: el amor no es apto para vagos, perezosos y aquellos que esperan vivir de las rentas. El amor es para los que se esfuerzan, se entregan y hacen del presente cimientos para su futuro. De nada sirve que en las primeras citas elijas tu mejor camisa, tu mejor perfume o tu mejor sonrisa y que, pasado un tiempo, decidas hacer del chándal tu vestuario principal. Si para enamorar sacabas lo mejor de ti, ahora no vale racanear. – Sigue leyendo –

Deja de ser fuerte

En los periodos de adversidad debes hacerte agricultor, o al menos, adoptar su mente. Para el agricultor solo hay dos estaciones, la de tormenta y la de buen tiempo, y su función es sacar el máximo provecho de cada una de ellas.
Anxo Pérez.

De pequeña a mí también me dijeron que tenía que ser fuerte. Nada de ser ñoña o quejarme: “Prohibido expresar emociones que incomoden”.

Deduzco que nos lo debieron de decir a la mayoría porque lo escucho como frase recurrente en pacientes y amigos: “tengo que ser más fuerte”, “antes estas cosas no me afectaban tanto, era más fuerte”, “siempre he sido muy fuerte”, “mi madre es fuerte, ahora no sé qué le pasa”…

Antes lo consideraba “normal”, ahora, sin embargo, cada vez siento más tristeza y rabia al escucharlo. ¿Qué se supone que es “ser fuerte”? ¿no sentir? ¿aguantar lo inaguantable? ¿fingir entereza mientras nos hacemos cachitos por dentro? – Sigue leyendo –

Invéntate la vida

El éxito está en el movimiento y en la osadía. Muévete. No pares de hacerlo.
Invéntate el camino. Invéntate a ti mismo, pero no pares.
Nuestro mundo, nuestras reglas.

ENRIC OCHOA-PRIETO

En un estudio sobre creatividad y pensamiento divergente, un reconocido profesor propuso a los voluntarios que escribieran en un papel todos los usos que se les ocurrieran para un clip. Mientras que la mayoría se rebañaba la cabeza para escribir más de diez o quince, a alguien se le ocurrió preguntar: “¿El clip podría estar hecho de goma y medir 60 metros? ¿Tiene que ser un clip tal y como lo conocemos?”.

Y nuestra vida, ¿tiene que ser tal y como la conocemos?

Cuando estudias la carrera de Periodismo, como es mi caso, una de las primeras lecciones que te enseñan para redactar una noticia con propiedad es La reglas de las 5 W. Según esta norma, para que un artículo esté completo, debe incluir Who, What, Where, When y Why (además de How). Casi todas estas preguntas pueden responderse con relativa facilidad. Sin embargo, hay una que resulta más complicada y que distingue a los buenos de los malos periodistas: el porqué.

En un mundo que circula a toda velocidad, es necesario hacer una pausa para preguntarnos si estamos corriendo porque corren los demás o porque verdaderamente nos dirigimos a algún sitio. El porqué es nuestra pregunta. ¿Hacemos las cosas porque siempre se han hecho así o las hacemos porque realmente creemos en ellas? ¿Actuamos movidos por la inercia de los acontecimientos o por el sentir de nuestro propio corazón? – Sigue leyendo –

El mundo es de quien se la juega

No nos engañemos, el mundo no es ni de los más ricos, ni de los más guapos, ni de los más inteligentes. El mundo es de aquel que pasa a la acción, del que la saca a bailar y del que hace la llamada. De aquel que no se encoge ante el primer “no”, de quien se niega a vivir de prestado lo que por derecho le pertenece y de quien se ama lo suficiente como para poner sus sueños por encima de su ego. Digámoslo de una vez: El mundo es de quien se la juega.

“Al igual que tú” – que escribíamos un día –, he visto a personas de talentos envidiables dejar tras su muerte fallecer sus ilusiones. Personas que teniendo mucho han conseguido poco y personas que con poco han logrado muncho. He visto a personas de extraordinaria belleza esperar a ser elegidas en lo alto de su torre y a personas de – digamos – dudoso atractivo dejar a un lado la carcasa y asaltar un corazón. Por todo ello, he llegado a una conclusión: el mundo no es de quien más tiene o más anhela, sino de aquel que es capaz de quererse sin medida, apartar de un golpe lo superfluo y lanzarse sin reserva tras aquello que desea. – Sigue leyendo –

Este no es mi viaje, es el tuyo

¿Cómo soltar aquello en lo que pusimos tanto?
¿Cómo replegar el corazón cuando fue tan expansivo?
Joan Garriga

Según un cuento Sufí, el Mulla Nasrudín, agotado y sediento tras un largo viaje, llegó a un mercado de la India. Al pasear entre sus puestos, quedó fascinado al ver en uno de ellos unos frutos rojos que parecían ser muy frescos y jugosos. Tan bueno era su aspecto que decidió comprar varios kilos. Sin más tiempo que perder, buscó una sombra donde empezar a devorarlos. Nada más dio el primer bocado, el Mulla comenzó a sudar y a ponerse colorado. Casi echaba fuego por la boca y, a pesar de ello, Nasrudín no dejaba de comerlos. Al verle en ese estado, un transeúnte no puedo evitar preguntarle:

– Pero, ¿qué haces comiendo tantos pimientos picantes con este calor tan terrible?
– No estoy comiendo pimientos – respondió Nasrudín –, me estoy comiendo mi inversión.

El sentido de seguir comiendo pimientos picantes cuando por dentro estás muriendo es el mismo sentido que el de seguir al lado de una persona con quien hace tiempo no eres feliz: ninguno. – Sigue leyendo –

Libro de El universo de lo sencillo

¡Buenas noticias! Tras unos meses de intenso trabajo, el libro de El universo de lo sencillo ya está listo para su lanzamiento. ¿Cuándo? El 12 de mayo.

En primer lugar, quiero daros las gracias de corazón, pues la oportunidad de publicar con el mayor grupo editorial del mundo parte de vosotros. Cada artículo que habéis compartido de la web, cada comentario y cada mensaje de apoyo a lo largo de estos meses ha ido sumando hasta hacer posible esta gran ilusión.

Si os gustan los contenidos que hasta ahora habéis podido ver publicados, sin duda, El universo de lo sencillo será vuestro libro. Bajo el subtítulo de 50 reflexiones para crecer y amar como valientes encontraréis 50 capítulos escritos con el estilo de los publicados en la web. – Sigue leyendo –

Artículos Anteriores